Skip to main content

El huracán Beryl causa lluvias “muy fuertes” en la frontera noreste de México

julio 8, 2024
Foto: Agencia EFE

Ciudad de México- El huracán Beryl, que se desplaza por Texas en Estados Unidos, no tocó territorio mexicano por segunda vez, pero aún así causa este lunes lluvias “muy fuertes” en los estados de la frontera noreste de México, avisó el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

“Debido a su amplia circulación, se prevén lluvias puntuales muy fuertes, de 50 a 75 milímetros, en Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas. Las precipitaciones mencionadas podrían generar encharcamientos e inundaciones”, indicó el organismo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en un reporte.

En el último informe, Beryl se localizaba como huracán de categoría 1 a 70 kilómetros al nor-noreste de Matagorda y a 65 kilómetros al suroeste de Houston, ambas poblaciones en Texas, y a 405 kilómetros al nor-noreste de la mexicana Matamoros, Tamaulipas.

El fenómeno presenta vientos máximos sostenidos de 120 kilómetros por hora, rachas de 150 kilómetros por hora y se desplaza hacia el norte a 19 kilómetros por hora.

Ante ello, se prevén rachas de viento de 40 a 60 kilómetros por hora y oleaje de 1 a 2 metros de altura en la costa norte de Tamaulipas.

México temía el impacto de Beryl, el primer huracán de la temporada y que ha sentado un “alarmante precedente” porque nunca se había formado a estas alturas del año un ciclón de máxima intensidad en el Atlántico, según alertó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) la semana pasada.

Pero Beryl, que dejó más de una decena de muertes a su paso por islas del Caribe tras surgir hace una semana y alcanzar la categoría 5, dejó saldo blanco el viernes pasado en México y pocos daños en infraestructura en Quintana Roo, el principal destino turístico del país por albergar a Cancún.

De los tres ciclones que ha habido en esta temporada del Atlántico, Beryl es el tercero en impactar México, donde el 30 de junio ingresó la tormenta Chris, y la tormenta Alberto, el 20 de junio, dejó seis muertos en Nuevo León, estado de la frontera norte de México.