Skip to main content

Exabogado describe ‘modus operandi’ de Trump para evitar la filtración de ‘affaires’

Nueva York, – El exabogado y otrora mano derecha de Donald Trump, Michael Cohen, reveló este lunes en el juicio penal que el expresidente enfrenta en Nueva York cómo éste insistía para que «no salieran a la luz» supuestas relaciones extramaritales que podrían haber afectado a su campaña electoral de 2016.

«El propósito era evitar que la historia fuera vendida o comercializada a una fuente externa», detalló Cohen tras explicar cómo fue su papel de intermediación concretamente con el tabloide estadounidense The National Enquirer.

Según su relato, Cohen se encargaba de ejecutar las peticiones del exmandatario para que el citado medio, liderado por el magnate de los medios David Pecker, ejerciera la táctica conocida en inglés como ‘catch and kill (‘atrapar y matar’, en español) para adquirir los derechos de publicación de estos supuestos ‘affaires’, pero finalmente guardarlos en un cajón y que nunca vieran la luz.

Trump está acusado de falsificación de documentos contables para comprar el silencio de la actriz porno Stormy Daniels y salvaguardar así su reputación de cara a las elecciones de 2016, en las que a la postre acabaría imponiendo.

El esquema, de acuerdo a la Fiscalía, consistió en que Cohen adelantara el pago de 130.000 dólares a Daniels para que no se desvelara su supuesta relación, que luego debían ser reembolsados al exabogado, como parte de una trama que sirvió para «corromper» los citados comicios.

Otro de los nombres de mujer destacados en el caso es el de Karen McDougal, modelo Playboy que también trató de filtrar una aventura con Trump y para cuyo silencio Cohen se puso en contacto con Pecker.

Primero, «le pregunté» a Trump «si sabía quién era», recordó Cohen ante las preguntas de la Fiscalía, a lo que supuestamente el expresidente respondió: «Es muy guapa».

«Le dije ‘de acuerdo’, pero ahora mismo está tratando de vender una historia (amorosa)», rememoró hoy Cohen.

«Asegúrate de que no salga a la luz» , contestaría Trump, según Cohen dando por hecho que «había que adquirir» la historia aplicando la técnica de ‘catch and kill’.

«Lo que nos dijo (Pecker) fue que podía estar atento a cualquier cosa negativa sobre el señor Trump y que podría ayudarnos a saber de antemano lo que iba a salir y tratar de evitar que saliera», avanzó Cohen, quien detalló que se le acabó pagando 150.000 dólares al ejecutivo de medios para que acallase la historia.

Por otra parte, Cohen añadió que también estaban al tanto de la publicación de historias negativas sobre rivales de Trump en The National Enquirer y ejemplificó con una sobre Hillary Clinton: «Hillary Clinton aparecía con gafas muy gruesas, entre algunas acusaciones de que tenía alguna lesión cerebral».

Además, Cohen el exabogado que Trump estaba «encantado» con el papel de este tabloide porque su gran ventaja competitiva radicaba en que estaba presente en la mayoría de «cajas registradoras de supermercados y tiendas de ultramarinos», sugiriendo que llegaba a gran parte de la sociedad.