Skip to main content

Filipinas rechaza la acusación de China de dañar el ecosistema marino de isla en disputa

julio 9, 2024
Foto: Agencia EFE

Bangkok, – El gobierno de Filipinas rechazó este martes la acusación vertida por China de que el buque de guerra filipino varado desde 1999 en un arrecife de coral del disputado mar de China Meridional cause daños severos al ecosistema marino.

El Grupo de Trabajo para el mar de Filipinas Oriental (como Manila llama al mar de China Meridional) refutó en un comunicado la denuncia de Pekín y reclamó que se realice una evaluación científica marina independiente sobre las causas del daño en los arrecifes de coral a lo largo del mar de China Meridional.

“Es China quien ha causado daños irreparables a los corales. Es China quien ha causado daños incalculables al medio ambiente marítimo y ha puesto en peligro el hábitat natural y el sustento de miles de pescadores filipinos”, afirmó Jonathan Malaya, portavoz del organismo gubernamental filipino.

Malaya recordó que el Tribunal Permanente de Arbitraje de la Haya ya recriminó a China por “infligir un daño permanente e irreparable al hábitat coralino” por el dragado y construcción de una isla artificial en la zona en disputa, conforme a un laudo publicado en 2016.

“Las actividades pesqueras ilegales indiscriminadas de las milicias marítimas chinas en estas zonas han degradado gravemente el ecosistema marino en el mar Occidental de Filipinas”, añade el portavoz.

La denuncia de Manila busca responder al informe publicado el lunes por el Ministerio de Recursos Naturales de China que acusa al barco filipino varado en el atolón Second Thomas (conocido en china como Ren’ai, y por filipinas como Ayungin) de “dañar la diversidad, la estabilidad y la sostenibilidad de la ecosistema del arrecife”.

En 1999, Manila decidió encallar de manera deliberada el barco de guerra Sierra Madre para reforzar su reclamación territorial.

Ello ha causado una reducción significativa en la cobertura y diversidad de los corales constructores, además de la presencia de metales pesados y contaminación por aceite en el agua, según el informe chino.

Filipinas y China mantienen una creciente disputa soberanista en el mar de China Meridional, donde en los últimos meses se han multiplicado los enfrentamientos entre buques de ambos países.

Uno de los incidentes con mayor tensión tuvo lugar el 17 de junio en aguas adyacentes al atolón Second Thomas, cuando personal de la Guardia costera china cercó y abordó un barco filipino que realizaba una misión de aprovisionamiento al pequeño destacamento militar que Filipinas mantiene en el barco Sierra Madre.

Además de este citado atolón, Manila y Pekín se disputan la soberanía sobre el arrecife Scarborough, cerca de la isla filipina de Luzón, y varias islas del archipiélago de las Spratly, donde también mantienen reclamaciones Brunéi, Malasia, Vietnam y Taiwán.

Las tensiones entre China y Filipinas han aumentado desde la llegada al poder de Ferdinand Marcos Jr. en 2022, que ha reforzado su alianza militar con EE. UU. y ampliado el acceso a sus bases a las tropas estadounidenses, incluyendo algunas de acceso estratégico al mar de China o la isla autogobernada de Taiwán.