Skip to main content

Nueva escalada tras morir un líder de Hizbulá a manos de Israel, el segundo desde junio

julio 3, 2024
Foto: Agencia EFE

Beirut,- El grupo chií libanés Hizbulá perdió este miércoles a su comandante Mohamed Niamah Nasser en un bombardeo israelí contra el sur del Líbano, su segunda baja de alto rango en apenas tres semanas, lo que le llevó a lanzar en respuesta varios ataques de envergadura contra el norte de Israel.

Según confirmó a EFE una fuente cercana a Hizbulá que pidió el anonimato, Nasser era el líder de la Unidad Aziz de la formación armada, presuntamente una de las dos más importantes a cargo de la franja fronteriza con Israel donde se concentra el fuego cruzado iniciado el pasado octubre.

El comandante, conocido como ‘Hajj Abu Niamah’, falleció este miércoles por el bombardeo de un dron israelí contra el vehículo en el viajaba por el área meridional de Al Housh, cerca de la ciudad de Tiro, de acuerdo con información de la Agencia Nacional de Noticias del Líbano (ANN).

Se trata del tercer alto mando del grupo fallecido a manos de Israel desde el comienzo de las hostilidades y del segundo en las últimas tres semanas.

El pasado 11 de junio, otro bombardeo israelí ya acabara con la vida del comandante Abu Taleb y de otros cuatro miembros del movimiento en una vivienda de Jouaiyya, también en el sur del país, lo que en las horas y días siguientes desató un fuerte incremento de la violencia fronteriza.

“Proceso de respuesta”

Como ya ocurrió tras el asesinato de Abu Taleb el mes pasado, Hizbulá respondió este miércoles a la muerte de Nasser con cuatro ataques de envergadura contra objetivos militares israelíes.

La primera acción del “proceso de respuesta” fue el lanzamiento de un centenar de cohetes tipo ‘Katyusha’ contra la sede de “la comandancia de la División Golani 210 en el cuartel Nafah, y el cuartel general de la defensa antiaérea y antimisiles en el cuartel de Kela”, aseguró Hizbulá en un comunicado.

Poco después, la formación chií anunció otro ataque con proyectiles de fabricación iraní Falaq, esta vez contra otras instalaciones del Ejército israelí en Kiryat Shmona, también en el norte del Estado judío.

Asimismo, a media tarde, el cuartel de Kela volvió a ser objetivo de un segundo lanzamiento de “decenas” de cohetes ‘Katyusha’, mientras que unos seis minutos más tarde impactaron en el cuartel de Zarit misiles de alto calibre tipo ‘Burkan”, la cuarta acción del día en respuesta al bombardeo de Al Housh.

La nueva escalada se produce en medio de renovados temores al estallido de una guerra abierta entre Hizbulá e Israel, después de que las autoridades israelíes elevaran el tono de sus amenazas al respecto en las últimas semanas.

El Ejército del Estado judío también ha estado intensificando sus entrenamientos en el norte del país, la región que hace frontera con el Líbano y donde se concentra su fuego cruzado con la formación chií, el peor desde la guerra librada por ambos en el verano de 2006.

Tercera baja de alto rango

Según una biografía difundida por Hizbulá, el comandante asesinado este miércoles formaba parte de las filas del grupo desde 1986, donde fue escalando posiciones con el paso del tiempo hasta llegar a liderar la Unidad Aziz.

Nasser participó en varios ataques contra posiciones israelíes durante la invasión que el Estado judío mantuvo en el sur del Líbano hasta 2000, y también luchó en la breve guerra de hace casi 18 años entre su formación e Israel.

La información difundida por Hizbulá agrega que el combatiente también luchó contra “organizaciones terroristas” en Irak y Siria desde el inicio de la guerra civil siria en 2011 hasta bien entrada la época del ‘califato’ del grupo yihadista Estado Islámico.

En varias ocasiones, resultó herido durante las batallas.

Hizbulá está presente en la vecina Siria como aliado del Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, y también allí es objetivo a menudo de bombardeos selectivos por parte de Israel. EFE